Error converso

Lozoya / Zerón / Duarte ¿Justicia electorera?

Los recientes casos de detenciones-acusaciones en contra de personajes priístas revelan una trama ya anticipada: la corrupción estructural de la administración de Enrique Peña Nieto que llegó a los más altos niveles del gobierno. Sin embargo, no podemos dejar de ver que las investigaciones llegan a consumarse en un momento clave para MORENA: en medio la pandemia, una crisis económica que se avecina profunda y el surgimiento de grupos opositores (muchos de derecha) que buscan posicionarse previo a las elecciones intermedias de 2021.

EL “nuevo” PRI bajo la mira

La detención del exgobernador de Chihuahua César Duarte, quien desvió millones a través de una red que incluía alcaldes y diputados locales, se encuentra en proceso de solicitud de extradición; Emilio Lozoya, implicado en el escandalazo internacional de Oberdrecht (que en México no tuvo ninguna consecuencia) ya viene para México, mientras que Tomás Zerón, ex director de la Agencia de Investigador Criminal y señalado como el principal manipulador de evidencia en el caso Ayotzinapa, se encuentra siendo perseguido por la Interpol.

¿Pero qué significan todos estos aparentes golpes contra los representantes de la corrupción del régimen peñista? ¿Acaso estamos ante un gobierno verdaderamente preocupado por la justicia y la verdad histórica?

Ambas aseveraciones son difíciles de responder categóricamente. En primer lugar podríamos hacernos otra pregunta ¿Estos son todos los representantes de la corrupción peñista? Más aún ¿Es sólo el priísmo la fuente de toda corrupción en México? Un rotundo NO viene rápidamente a la mente. Los responsables principales, por ejemplo Murillo Karam en el caso Ayotzinapa, personajes como Miguel Barbosa que podría haber estado implicado en sobornos para la aprobación de la Reforma Energética o Enrique Peña Nieto en el caso de los millonarios desvíos que se sabe fueron utilizados en campañas electorales presidenciales, siguen muy tranquilos, intocados por cualquier tipo de justicia.

No se les toca ni con el pétalo de un comentario en la conferencia matutina

Por otro lado, ante los posibles casos de desvíos de recursos en el propio seno de MORENA (con la ex-presidenta Yeidckol Polenvsky acusada de desviar más de 300 millones de pesos) o el posible favoritismo a favor de la pareja Ackerman-Sandoval o el nepotismo a favor de Bartlet hijo que pretendía vender ventiladores al IMSS a sobreprecio en Hidalgo, es difícil pensar que el gobierno obradorista no incurrirá en prácticas similares a las de sus antecesores.

El error converso

“Como una persona honesta encabeza el gobierno federal, el resto del aparato gubernamental lo será (por transmisión de propiedades); este gobierno no tolerará la corrupción y perseguirá a los responsables de las corruptelas pasadas

Es evidente que, por más honesto que supongamos que es López Obrador, esto no implica necesariamente que el resto de su gabinete o su gobierno lo será. La segunda falacia, debemos admitir, está pendiente de comprobación. Resta ver el dispendio de recursos en megaproyectos, los beneficiarios de los mismos y si las supuestas persecuciones legales contra corruptos tienen consecuencias y castigos reales o son simples simulaciones con la pretensión de sepultar electoralmente al PRI y abonar a la causa morenista.

Comenta con tu cuenta de facebook

Tótua Nia

Eterna defensora de causas perdidas

Deja un comentario

Artículos relacionados

Back to top button