México

Minería y tala ilegal: los retos del manejo forestal en Puebla

El manejo forestal comunitario busca su segundo aire en la Sierra Norte de Puebla, después del ascenso y caída de una organización que logró ser referente nacional de este modelo de conservación de bosques.

Fundada en 1986, la Unión de Ejidos de la Sierra Norte de Puebla logró organizar a más de 30 comunidades y establecer poco a poco toda la cadena de custodia de la madera: desde la recolección de las semillas hasta la fabricación de muebles. Pero en 2010, llegó el colapso para esta organización, provocado —en buena medida— por malos entendidos y dudosos manejos administrativos.

Ahora, como los bosques, la Unión de Ejidos de la Sierra Norte de Puebla intenta regenerarse con la participación de 11 comunidades que, en conjunto, tienen una superficie de poco más de 5383 hectáreas, de las cuales 2247 son bosques y, de ellas, 1662 están bajo aprovechamiento forestal.

A sus 29 años, José Uriel Velázquez Cerón es el ingeniero forestal responsable técnico de la Unión de Ejidos Sierra Norte de Puebla; además, forma parte de Guardianes del Bosque, movimiento que impulsa la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques.

Velázquez Cerón tiene una trayectoria en manejo forestal comunitario en diversos proyectos, como el que hoy encabeza en la Sierra Norte de Puebla, en el centro de México, donde la conservación de las zonas forestales tiene entre sus desafíos la tala ilegal y los planes de Almaden Minerals, empresa canadiense que busca abrir una mina en la región.

José Uriel Velázquez (al centro, con camisa a cuadros) es el ingeniero forestal responsable técnico de la Unión de Ejidos Sierra Norte de Puebla. Foto: Cortesía.

La Unión de Ejidos de la Sierra Norte era un referente de la conservación comunitaria, ¿por qué?

Porque se realizaba toda la cadena de custodia de la madera. La Unión se fundó con la intención de tener servicios técnicos para que (las comunidades) pudieran hacer el manejo forestal y no buscar a técnicos externos. Se logró tener el proceso completo: desde colectar la semilla, hacerla geminar en su propio vivero y realizar la reforestación del bosque. Una vez que el bosque está en condiciones, entran los servicios técnicos para realizar la gestión ante las dependencias para el aprovechamiento forestal, el derribo y el trabajo en el aserradero. ¡Se contaba ya con un aserradero! Se tenía la estufa de secado de madera y se fabricaban muebles. Esa era la cadena de custodia.

¿Qué sucedió con la organización?

La Unión de Ejidos se creó en 1986; empezó batallando, como cualquier empresa comunitaria. A finales de la década de los años noventa e inicios de los 2000 empezó a tener más estabilidad. En ese entonces, se conformaba por 30 y tantos ejidos. Ahorita solo quedan los ejidos más pequeños. En el caso de los más grandes, los técnicos que estaban al frente, aprendieron las técnicas y no fueron agradecidos; formaron sus despachos particulares y convencieron a los otros ejidos de que ellos les daban los servicios técnicos y se los llevaron a sus despachos particulares. Los ejidos más grandes ya no están con nosotros.

Unión de los ejidos de la Sierra Norte de Puebla
Trabajo comunitario para el aprovechamiento forestal. Foto: Cortesía Unión de Ejidos.

¿Malos manejos administrativos?

La gente vio que había bastante dinero y empezó a hacer malos manejos. Las pérdidas fueron llevando, poco a poco, a la quiebra. Hubo abuso de los consejos de administración, de las personas que estaban al frente de la Unión de Ejidos. (Abusos) de los representantes de cada ejido que formaban parte de la asamblea de la Unión, quienes eran los encargados del orden y la administración. Ahora estamos en etapa de recuperación, pero nos está costando trabajo restablecer la organización; así como recuperar la confianza de la gente, para demostrar que una empresa comunitaria realmente funciona.

¿Se perdió la cadena de custodia de la madera que habían logrado integrar?

Sí. Uno de los ejidos lleva un paso adelante, porque justo este año acaba de tener apoyo para instalar un aserradero. Pero antes teníamos un vivero para todos, aserradero para todos, fábrica de muebles para todos. Es un esquema comunitario que se empezó a trabajar desde que empezó la Unión. Lamentablemente no todo mundo piensa igual y así fue como se vino abajo la empresa de la Unión de Ejidos.

¿Cómo repercutió ese quiebre en el manejo de los bosques?

El manejo forestal comenzó a declinar, a no realizarse como debiera de ser y es algo que nosotros estamos rescatando de nuevo. Estamos manteniendo vivo ese asunto de llevar el manejo de los bosques, para que sea de manera sustentable.

Unión de los ejidos de la Sierra Norte de Puebla
Zonas deforestadas en la Sierra Norte de Puebla. Foto: Cortesía Unión de Ejidos.

¿A través de la Unión como punto de encuentro de los 11 ejidos?

Sí. Hay un ejido que no tiene manejo, pero colabora, asiste a las asambleas y todo a pesar de que tiene su situación (de tala ilegal fuera de control).

¿Cómo son los procesos del manejo forestal?

Esto lo explico con un ejemplo: ¿qué es lo primero que hace un médico? Un diagnóstico para determinar qué tienes. Lo mismo pasa con el bosque. Después de que se tiene el estudio en el bosque, se propone un tratamiento silvícola, de acuerdo con las condiciones climáticas, topográficas, etcétera.

Una vez que tienes el tratamiento, ingresas a la Semarnat (Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales) la solicitud del Programa de Manejo. Cuando se aprueba, empiezas con su ejecución.

Cada programa dura 10 años, regularmente; ya hay quien lo está ampliando a 14 años. Entonces durante ese tiempo, el volumen total de madera que se aprovechará (y que se aprobó), se divide en ese lapso de 10 años. Obviamente con la intención de no acabarte el bosque, porque de ahí vas a vivir. Tienes que dejar un volumen residual.

Cada año, dependiendo el método, aplicas tratamientos (para el cuidado del bosque): corta de regeneración, corta de liberación, primera corta de clareos, y así vas ejecutando tus aprovechamientos.

Unión de los ejidos de la Sierra Norte de Puebla
Las comunidades producen los árboles que se plantarán para regenerar el bosque. Foto: Cortesía Unión de Ejidos de la Sierra Norte de Puebla.

Ahorita, ¿en qué etapa están los ejidos de la Unión?

Los ejidos van dispersos. La mayoría lleva la sexta anualidad de manejo. El más adelantado lleva la novena.

Una vez terminando el ciclo de corta de los 10 años, se vuelve a hacer otro estudio para ver cómo reacciona la masa forestal. Si se hizo un buen manejo, el bosque debe tener las mismas condiciones, incluso, debe estar genéticamente mejor o superior en volumen, porque lo que se hace con los tratamientos es limpiar la masa forestal, eliminar los árboles chuecos, torcidos, mal conformados, bifurcados, plagados, etcétera.

¿El objetivo sería que una vez terminando el plan de manejo de 10 años, se demuestre que el bosque mejoró?

Eso sucede cuando se aplica un buen manejo forestal. Obviamente hay muchos factores que intervienen, como el clima y también asuntos sociales, por ejemplo, que la gente respete las áreas en donde se va trabajando. Cuando se hace una intervención (tala) de una anualidad, la gente ya sabe que inmediatamente se deben hacer trabajos de regeneración inducida, aún cuando el bosque tenga buena regeneración.

Unión de los ejidos de la Sierra Norte de Puebla
Trabajos de aprovechamiento forestal. Foto: Cortesía Unión de Ejidos.

¿Cuáles son los retos que enfrenta el manejo forestal en la Sierra Norte de Puebla?

En otros tiempos recibíamos muchos apoyos. Tengo referencias de que la Unión fue prioridad en el estado; había bastante capitalización y apoyo. Platican que la Unión de Ejidos ni siquiera tenía que hacer cita con el secretario de Medio Ambiente. Pasaban directo. Ahora, uno le batalla hasta para hacer una cita. Tardan dos o tres meses en agendarte. El trabajo de la Unión de Ejidos, y del manejo forestal, se apoyaba.

Otro reto que se tiene es el de la minería. Hay un proyecto de una empresa (la canadiense Almaden Minerals) que está muy cerca de un ejido que forma parte de la Unión.

Si se autoriza la instalación de ese proyecto minero, la contaminación del agua afectará a la comunidad donde se asiente, pero también afectará a la región. Va a ser como un incendio, como una plaga que no respeta fronteras. Las mineras llegan ofreciendo empleos a la gente local, construcción de hospitales, escuelas y todo, pero al final del día nada sirve si hacen un socavón y se llevan toda el agua.

Ejido Cruz de Ocote, Puebla, México
El ejido Cruz de Ocote es una de las comunidades forestales que se oponen al establecimiento de una mina en la Sierra Norte de Puebla. Foto: Marlene Martínez.

¿Qué sucedió con el ejido Tenejaque?

Ahí el asunto es que las tierras forestales del ejido están dentro del Área de Protección de Recursos Naturales (APRN) de la Cuenca Hidrográfica del Río Necaxa, la cual fue declarada así en septiembre de 2002. Legalmente sí se puede realizar aprovechamiento de recursos naturales dentro de una APRN, de acuerdo con la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA).  Sin embargo, en el decreto de creación del Área Natural Protegida se declaró Zona Protectora Forestal Vedada.

Aquí el problema fue que la decisión (de retomar al decreto de creación y no basarse en lo que establece la LGEEPA) no tomó en cuenta la parte económica y social de la comunidad. Los jurídicos pueden tomar esta valoración de la ley o de los decretos pero, de alguna manera, tienen que valorar la parte económica y social, porque las personas estaban acostumbradas a aprovechar sus recursos forestales de manera sustentable. Lo que faltó fue análisis, buscar una alternativa hacia las comunidades o ejidos para que tuvieran empleo en otro asunto.

Unión de los ejidos de la Sierra Norte de Puebla
Bosque de la Sierra Norte de Puebla. Foto: Cortesía Unión de Ejidos.

¿Y la consecuencia de ese error cometido “desde arriba” se da la tala ilegal?

Sí, ya se acabaron el bosque. Les quitaron (a los pobladores) el ingreso que tenían de lo que habían hecho toda la vida.

¿Cuál es la importancia del manejo forestal comunitario para los bosques de México?

Las comunidades que nos ubicamos en los lugares donde están los bosques somos los responsables del futuro. Somos los responsables de los recursos naturales y de cómo los manejamos para nuestra vida y para la vida nuestros hijos y nietos. Somos los responsables de nuestras acciones encaminadas hacia el futuro. Tenemos la responsabilidad de convertir este mundo en un lugar mejor, sin importar las adversidades.

* Imagen principal: Miembros de la Unión de Ejidos la Sierra Norte de Puebla. Foto: Cortesía.

Publicado originalmente en Mongabay Latam

Comenta con tu cuenta de facebook

Proyecto Ambulante

Colextivo de Medios Libres. Construyendo y Compartiendo Contrainformación

Deja un comentario

Artículos relacionados

Back to top button