Babel

Las consultas para imponer el conservadurismo

En 1994, el candidato conservador y antizapatista Diego Fernández de Cevallos dio un mitin electoral, como candidato a la presidencia por el PAN, en el campus Cuitláhuac de la UNITEC. Había un grupo de estudiantes, en su mayoría mujeres, que lo apoyaban. Un grupo de chicos pensaron en una pregunta que evidenciara el conservadurismo de Fernández de Cevallos para que sus compañeras dejaran de apoyarlo. Decidieron preguntarle qué opinaba de la despenalización del aborto. Pensaron que daría su opinión, panista y conservadora, de condena moral del aborto. Pero Fernández de Cevallos se vio colmilludo, evitó decir su opinión personal y dijo que el tema de aborto él lo llevaría a consulta. Sabía que  decir su opinión le podría restar votos y se refugió en la idea de la consulta, aparentemente tan democrática.

En semanas de debate con sus compañeros, las chicas dejaron de apoyar a Fernández de Cevallos.

Este sexenio, pareciera que Diego Fernández Cevallos asesora a Obrador, quien propone hacer lo mismo que el candidato panista dijo que haría: llevar el tema del aborto a una consulta

Por negarse a criticar a Obrador, muchas y muchos han defendido que use las consultas como forma de imposición de megaproyectos como el Proyecto Integral Morelos, el Tren Maya y el Corredor Interoceánico, ahí las consultas han estado manipuladas, maiceadas con programas gubernamentales, sin información previa, sin debate, han roto todos los requisitos que deben cumplirse para hacer consultas no sesgadas y de buena fe. Hoy podrían ser las mujeres, las víctimas de estas consultas amañadas. Y el conservadurismo de Cevallos, es decir de Obrador, puede quedar escondido detrás de una aparente práctica “democrática”.

Hay ocasiones en que apoyar a un poderoso para que se imponga sobre otros puede terminar revirtiéndose contra quienes los apoyan. Especialmente si no denuncian el fraude de que un político conservador, cuyas ideas patriarcales y evangélicas sobre las mujeres son equivalentes a las del panismo, se haga pasar por progresista y calumnie a todos los que se le oponen diciendo que son “conservadores”, como quien roba y distrae gritando “¡al ladrón!”…

Comenta con tu cuenta de facebook

Javier Hernández Alpízar

Periodista, solidario con las causas justas

Deja un comentario

Artículos relacionados

Back to top button