Diario Comunal

La pandemia nos afecta socialmente

Efectivamente la pandemia nos afecta socialmente. No podemos hacer fiestas, no podemos reunirnos para discutir y trabajar. Ya no podemos hacer música con la banda, y menos que nos escuchen presencialmente. Ya no podemos asistir a los partidos del equipo favorito. No podemos ir a mítines, ni hacer comidas tumultuosas.

Es decir, estamos condenados, a la individualización. Pues ningún cuidado garantiza no contaminación, salvo el aislarnos de los demás. Es más ya le tememos, no da miedo el otro. ¿Cuánto va a durar ésto ?

Nadie lo sabe, porque aparecen cepas y más nuevas cepas. La idea de que pronto o algún día volveremos a la normalidad, parece muerta. Lo que nos invita realmente a cambiar nuestro modo de vida. Esto es escandaloso, pero factible y necesario.

No estar juntos, no significa perder vida. Pensamos que el razonamiento básico de ayudarnos en todo, prevalece. Y de que la alegría de vivir es posible, nada más que separados.Ha llegado el momento de vivir con Naturalidad.

Pero, ¿que es vivir la Naturalidad ? Sencillo, reconocer todo lo que sea natural, lo que por cierto si eres asiduo a ésta red, se ve y se escucha mucho reconocimiento a las capacidades de la Naturaleza.

Por ejemplo, entender que los pies son el factor que de cuidarlos te dan calor terrenal, o de que los árboles tienen su lenguaje y sistema de comunicación, si a eso añadimos que lo más sano es una alimentación natural, de que tomar agua es indispensable, que la medicina que limpia tus pulmones son medicinas a tu alcance.

De que el baño de agua fría te inyecta energía, de que respirar ondo calma tu desesperación, de que los té o el café están llenos de virtudes, de que comer fruta es más que indispensable, de que la lluvia nos garantiza cotidiana producción alimenticia, de que hay maneras naturales de estimular y evitar las enfermedades de cultivos, con medios obviamente naturales. Mucha de ésta actividad se hace individualmente o en familia, o en pequeños grupos. Eso no significa separarnos, sino respetar todo y a todos, y si a eso, damos mayor importancia al hacer comida, con todo natural.

Esto efectivamente cambia nuestra manera de vivir, se hace natural, depende de lo natural. Si a todo eso podemos añadir que la educación, o más bien el aprendizaje, contenga profundo respeto a lo propio, a lo natural, nos permitirá abrir más puertas, y caminar nuevos caminos.

En pocas palabras, estamos llamados a no hacer lo que se hacía, y que nuestra relación con el Universo que nos crea, sea algo nítidamente compartido. La distancia puede trascenderse. Alguién puede preguntarme, y el amor? eso sí se lo responde usted, porque de eso ya no opino.

Comenta con tu cuenta de facebook

Jaime Martínez Luna

Ser Comunal. Zapoteco Serrano.

Deja un comentario

Artículos relacionados

Le puede interesar también
Close
Back to top button