El alucinógeno

Pin Parental

¿Por qué no estamos hablando del Pin Parental?

Entiendo que el contexto de la pandemia haya trastocado nuestras vidas y qué para algunos hay temas más urgentes.

Pero, en este contexto la derecha esta intentando ganar espacios, atacando el corazón de la educación pública en nuestro país: su libertad y su laicidad.

En Nuevo León, Puebla, Guanajuato y Querétaro hay iniciativas de ley presentadas para aprobar el Pin Parental. Pero, ¿qué es?.

El pin parental o veto parental es una política educativa que proviene de grupos conservadores que permite que los padres y/o madres puedan decidir si sus hijos acceden a ciertos contenidos educativos.

Es decir, se otorga “poder” a madres y padres para que decidan si los niños pueden revisar temas que se consideran “moralmente controvertidos”, tal es el caso de la educación y diversidad sexual o el feminismo.

Entonces la pregunta es ¿deben las familias modificar el programa educativo de sus hijos e hijas?

Si la respuesta es no ¿deben seguirse enseñando entonces los contenidos propuestos por el Estado?

La discusión no es nada sencilla. Por una parte una educación doctrinal sin diversidad y pluralidad ideologica pone en peligro el derecho que todo niño y niña tiene a recibir una educación integral, la cual además de posibilitar el desarrollo de todas sus pontencialidades humanas, debe enseñar sobre el respeto a los derechos  humanos y a la libertades fundamentales.

¿Ofrecen esta posibilidad nuestras escuelas públicas? Yo creo que sí, a pesar de sus condiciones, las escuelas públicas siguen siendo espacios plurales donde conviven múltiples estructuras sociales con sus formas y simbolos culturales. Ese proceso de socialización es parte del proceso de aprendizaje.

Permitir algo como el Pin Parental nos llevará a absurdos ¿Qué será lo siguiente? ¿Decidir qué a mí hijo no le enseñen a Galileo porque soy terraplanista? ¿Que nadie le hable de cambio climático porque “no existe”?

Vuelvo a prender la alerta, debemos estar discutiendo sobre esto, debemos combatir esta propuesta. Las y los educadores no podemos desentendernos del papel que nos toca.

Alucinando: Vuelve el alucinógeno, espero aún me recuerden.

@elrevu

Comenta con tu cuenta de facebook

Enrique Ramírez

Docente universitario, locutor aficionado, columnista alucinado

Deja un comentario

Artículos relacionados

Le puede interesar también
Close
Back to top button